Más que tedioso, es realmente tormentoso estar, por ejemplo, en tu trabajo, estar guardando tus cosas en la taquilla, la cierres y te des cuenta que la llave está dentro de esta. A más de uno le ha pasado y nunca se encuentra la forma rápida de abrir la cerradura de la taquilla nuevamente y siempre terminan llamando a técnicos que terminan abriéndola.

Terminas con la taquilla dañada, un inmenso dolor de cabeza y un peso enorme de estrés porque tus pertenencias ya no están seguras por forzar la cerradura, o romper su mecanismo. Por esta razón, es más que conveniente conocer una que otra herramienta, y hasta técnicas, para hacer más fácil tu vida y tu día en el trabajo, o a donde vayas.

¿Qué herramienta usar para abrir la cerradura de la taquilla?

Y aunque la duda común surge sobre “¿podré llevar estas herramientas conmigo?” y “¿no deberé preocuparme de que se queden encerradas en la taquilla?”, normalmente muchas herramientas vienen con una presentación más cómoda y fácil de transportar sin complicaciones, sin accidentes o que se queden encerradas dentro de la taquilla.

Son conocidas como ganzúas y con estas pequeñas herramientas las dudas serán los menores de tus problemas, pero de no querer usar las ganzúas, ¿cómo podemos abrir la cerradura? ¿Existen otras herramientas que se pueden utilizar para abrir la cerradura de la taquilla?

Efectivamente existen una infinidad de herramientas y técnicas que se pueden utilizar para lograr abrir de forma segura una taquilla, ya sean las que utilizan candados o las que tienen integrada una cerradura a sus puertas.

Una de las herramientas que se pueden utilizar en estos casos es una amoladora; esta máquina a través del uso de discos abrasivos que, mediante la fricción, busca realizar cortes, lijar o desbastar cualquier material a tratar. Y, gracias a ello, esta herramienta hará más sencillo cortar el candado, o romper la cerradura de la taquilla, si el caso lo amerita.

Para su respectivo uso, lo primordial sería la protección; el uso de los guantes, los lentes (o mascarilla) de protección y el respectivo casco de seguridad no deben pasar por alto y una vez equipado con esto, se procedería a armar la amoladora con el disco abrasivo, con sumo cuidado para no romperlo, y se procedería a encender la máquina.

En caso de tener un candado grande y de un grosor considerable, se procede a realizar el corte en el candado con cuidado para no dañar la estructura de la puerta. Si esta no cede, es aconsejable usar una tarjeta de apertura (o lámina deslizadora) para forzar a la puerta a abrirse.

Por el contrario, si la taquilla no cuenta con candados sino con la cerradura integrada,  el disco abrasivo se colocaría entre la cerradura y el marco de la puerta, cortando de esta manera el seguro de la cerradura y logrando abrir la cerradura de la taquilla.

El único inconveniente es que se deberá de cambiar la cerradura, o la puerta de la taquilla, para que esta vuelva a ser funcional. Sin embargo, este es uno de los métodos de apertura más fáciles que no tardará más de lo esperado para abrir la taquilla y que aseguran un éxito en el primer intento.

¿Qué medidas se deben usar para usar esta herramienta?

Sin embargo, antes de poder usar esta máquina para abrir la cerradura de la taquilla, es conveniente y relevante conocer las medidas de seguridad y las prevenciones que se deben considerar para garantizar nuestra integridad física y evitar tomarnos a la ligera su uso.

  • ¿Qué se debe hacer?:

El poder de corte de esta herramienta es un tema que no se debe de tomar a la ligera y con el cual habrá que estar atentos en todo momento, por ello lo esencial es ser cuidadosos con la máquina y mantenerla en “OFF” en todo momento hasta que se utilice.

Incluso con los discos abrasivos para que estos no sufran daños en su estructura y que, después, no puedan usarse; es aconsejable no superar la velocidad indicada del disco también nos asegurará de no sufrir sorpresas en el proceso. Del mismo modo, se debe tener cuidado de no herir a aquellos que nos asisten durante el proceso y a nosotros mismos.

Además de tener la debida atención al usar esta herramienta, como se mencionó anteriormente, el equipo de protección jamás debe faltar; el casco, los guantes, lentes o mascarilla industrial, protección para los oídos, botas industriales y la ropa adecuada para el trabajo harán del proceso uno más seguro.

  • ¿Qué no se debe hacer?:

Así como se saben qué cosas se pueden hacer, es necesario recalcar aquellas que no se deben hacer para evitar los famosos accidentes, ambulancias u hospitales.

En el momento en el que se está por intentar abrir, por ejemplo, la cerradura de la taquilla con la amoladora y se esté armando, cuando el disco abrasivo no encaja este no debe ser forzado puesto que se corre el riesgo de romper el disco.

Además de no forzar ningún disco, tampoco se debe de ejercer presión sobre la máquina al momento de cortar puesto que ralentizaría el motor y podría provocar un sobrecalentamiento pudiendo dañar máquina, el disco o aquel objeto a cortar.

Todo el material, herramienta o máquina a utilizar debe estar en buen estado. Y, en base a esto, aquello que no esté en buen estado no se puede utilizar; si la amoladora presenta desperfectos o errores, esta no puede usarse bajo ningún motivo.

Recomendaciones

Aunque las soluciones sean muy detalladas y expliquen cómo realizar cualquier proceso para abrir una cerradura, independiente del caso de abrir la cerradura de la taquilla, es imprescindible contar con la ayuda de un profesional que pueda manejar la situación con todo el conocimiento y habilidad posible.

Y esto es debido a que son procesos complejos, difíciles y muy largos, con herramientas complejas y que, de no hacer un buen uso o manejo, se puede dañar la cerradura o simplemente no lograr abrirla de forma adecuada. Utilices el método que utilices.

Una alternativa a estos procesos tan complejos y destructivos es decidir aplicar un poco de nitrógeno líquido, por ejemplo, en el candado de la taquilla. El nitrógeno líquido al tener una temperatura tan baja “congela” cualquier objeto que sea sumergido en él, por lo que si se rocía el candado con el nitrógeno será más fácil de quitarlo.

¿Cómo se quitará el candado? Fácil, con un martillo, mazo o algún objeto duro se le dará un golpe justo y con cierta cantidad de fuerza que terminarán rompiendo eficazmente el candado.

Aún con todas las recomendaciones y métodos, no sólo basta con informarnos o educarnos con respecto a un tema en específico como lo es la apertura de, por ejemplo, cerraduras de la taquilla, sino también poder contar con la ayuda de profesionales que resuelvan aquellos problemas que nosotros no podemos resolver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: