Dentro de nuestra cotidianidad, podemos experimentar momentos bastante inusuales, como tener que abrir una cerradura de coche, por ejemplo. Normalmente estas situaciones requieren de nuestra atención para ser debidamente atendidas y resueltas en poco tiempo, con el mínimo de daños y con el mayor éxito posible.

Son situaciones bastante extrañas pero probables; desde una falla en el sistema de la cerradura hasta la pérdida de nuestra llave, se nos hará realmente difícil lograr abrir una cerradura, por ello, saber qué herramientas son las más adecuadas a utilizar en estos casos pueden sacarnos de estas estresantes situaciones.

¿Cómo lograr abrir una cerradura de coche?

Cuando nos ocurre la pérdida o extravío de una de nuestras llaves, lo primero que siempre viene a la mente es el uso de alguna llave maestra, o copia de la llave extraviada, que haga la tarea de abrir una cerradura de forma fácil y sin tanto estrés.

A través del método bumping se puede intentar abrir la puerta del automóvil, lo único que se necesitará será una llave que esté cortada al máximo puesto que el objetivo es que, al ingresarse dentro de la cerradura, con unos cuantos golpes los cilindros de esta salten para adecuarse a la llave hasta lograr desbloquear la puerta de forma correcta.

Al darle cada giro a la llave, se deberá de dar un golpe con fuerza moderada para hacer saltar los cilindros; este proceso deberá repetirse alrededor de dos veces más hasta abrir la cerradura. Sin embargo, no todas las cerraduras de todos los coches se pondrán abrir con este método por lo que se deberá usar otras herramientas.

Pero, ¿qué sucede cuando no contamos con alguna copia o llave maestra? La respuesta sería buscar una alternativa que pueda solucionar el problema; existen diversas herramientas que se pueden usar antes de entrar en pánico y considerar romper el vidrio de la puerta del coche para lograr entrar.

Entre las herramientas que se pueden encontrar que ayudarán a abrir una cerradura de un coche encontramos una herramienta enfocada en la extracción de la cerradura, un tipo de “llave” la cual utiliza tornillos para extraer la cerradura de forma exitosa.

Normalmente esta llave de extracción es parecida a una llave de cruceta con la diferencia es que la llave de extracción sólo posee un solo orificio en sus extremos en donde colocar los tornillos para realizar la extracción y el cuerpo que hace de cruz se encuentra más arriba que en la llave de cruceta, dándole casi la apariencia de una “T”.

¿Cómo se usa la llave de extracción? Lo primero que se ha de hacer es buscar en los tornillos que trae consigo el indicado, es decir, aquel que pueda ser introducido en la cerradura sin esfuerzo.

Una vez seleccionado, se atornillan en la llave con un instrumento adicional, pequeño, que asegura la retención del tornillo y que este no se caiga. Entonces, una vez introducido en la cerradura para comenzar el proceso de extracción.

Se ha de girar tantas veces sea necesaria la herramienta hasta lograr extraer exitosamente, y sin mucho esfuerzo, la cerradura.

Esta herramienta es altamente recomendada por el tamaño de la herramienta, que permite transportarla cómodamente, y lo fácil que resulta su uso debido a que, con ella, el tiempo que invertirás intentando abrir una cerradura de tu automóvil será mínimo a diferencia de otras herramientas que pueden llegar a tomar más tiempo del deseado.

Además de ello, su extracción será impecable en el sentido de que, al retirar la cerradura, no se evidenciarán un maltrato (o daño) en la superficie de esta que pueda imposibilitar el uso de la cerradura nuevamente.

Es de gran relevancia resaltar que la llave de extracción, justo como su nombre lo indica, está enfocada en la extracción de la cerradura mediante su extracción por lo que, una vez finalizado este proceso, la cerradura debe de volverse a integrar al coche una vez que esta haya sido reparada o cambiada.

¿Cómo abrir una cerradura de coche desde el interior?

Es de suma importancia conocer más de una herramienta que pueda ser de gran ayuda cuando no se puede usar la primera opción que conocemos para abrir una cerradura de nuestro automóvil; cuando la primera opción no funciona, recurrimos al plan b o plan de respaldo.

No siempre nos encontraremos afuera del automóvil para resolver los problemas que nos puedan ocurrir; hay casos que pueden imposibilitar el salir del automóvil y nos veremos obligados a actuar desde adentro para poder salir y salvaguardarnos en un lugar más seguro.

Usar cualquier herramienta que requiera de la extracción de la cerradura sería imposible de usar mientras se está dentro del coche. Entonces, ¿qué opción queda? ¿Qué se debe de hacer cuando nos quedamos encerrados dentro del coche y no podemos usar, por ejemplo, la primera herramienta como opción para salir?

Una opción es el uso de una cuña inflable la cual ayudará a crear un espacio mínimo en el cual se pueda introducir una herramienta que ayude a desbloquear la salida, lo primero sería encontrar un espacio ideal para encajar la cuña entre la puerta y el marco, posterior a ello, se procedería a inflar.

Una herramienta en la cual te puedes apoyar usando la cuña inflable es un gancho con punta afilada o una leva para automóviles.

Con cualquiera de estas herramientas, se puede tratar de colocar de forma exacta entre la cerradura y el marco de la puerta del coche para abrir el seguro de la puerta; esta acción requerirá paciencia y agilidad para abrir el seguro correctamente.

Sin embargo, si esto no funciona, otra opción sería usar una ventosa, pero ¿cómo salir del automóvil o abrir una cerradura con ella? La ventosa puede crear una alternativa para encontrar una salida; la ventosa puede ser utilizada para retirar un vidrio y salir de forma exitosa sin ocasionar daños a la estructura del automóvil.

Para usarla en la parte exterior del automóvil, sólo bastaría con ubicar la ventosa sobre la cerradura, se bajaría cada palanca para crear tensión en la zona; algunos recomiendan hacer la acción de chupón con la ventosa, repetidas veces, para abrir una cerradura.

¿Cómo se usa estando dentro del automóvil? Se apoya al vidrio y se procede a bajar las palancas que posee para que se cree la presión necesaria que ayudará a sostener, sin que se caiga, el vidrio y se procederá a moverlo hasta quitarlo.

Abrir una cerradura cuando se está en apuros y con un mínimo de tiempo no siempre es una tarea fácil, pero, siempre se puede contar con el apoyo de profesionales que te ayudarán a resolver tus problemas para que logres llegar a tiempo a los eventos más importantes, o rutinarios, de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: