En algún punto de nuestra vida nos vemos en la obligación de aprender a abrir una cerradura del auto sin una llave, ya sea porque nos han robado la llave o se nos ha perdido; para sobrevivir a estos terribles momentos es necesario estar preparados y actuar cómo se debería para llegar finalmente a nuestro hogar o a nuestra oficina de trabajo.

Por lo que es común que surjan las típicas preguntas: ¿las técnicas que se utilizan en la cerradura del auto son las mismas a una cerradura convencional? ¿Se necesitan herramientas muy profesionales? ¿Qué tanto nos podemos tardar intentando abrir la puerta del auto aplicando cualquiera de los métodos recomendados? Para todo esto hay solución.

¿Cuáles son las herramientas a utilizar?

Entonces un día cualquiera nos levantamos de nuestra cama y nos preparamos a salir a trabajar, o a ir a la universidad, y al momento de llegar al estacionamiento caemos en cuenta que la llave de nuestro auto no está; no sabes a dónde está, o recuerdas que la noche anterior te robaron la llave. ¿Qué hacemos para entrar al auto?

Opciones como romper cualquiera de los vidrios del auto es una opción que debería emplearse sólo en casos de emergencia, cuando los métodos conocidos no funcionen o cuando no haya otra opción para lograr abrir dicha cerradura del auto.

Hay muchos profesionales que, en casos rápidos, sugieren el uso de herramientas “improvisadas” para desbloquear la cerradura, tal como serían las horquillas del cabello, los destornilladores, tarjetas de apertura, cuñas inflables o una ventosa.

Y es que, a pesar de que puedan ser un riesgo para el mecanismo de la cerradura del auto, pueden llegar a ser métodos infalibles para desbloquear la cerradura; lo único que se deberá tener en cuenta durante el proceso será la paciencia y que cada método se puede adaptar a tus necesidades y exigencias.

¿Cómo usar cada herramienta?

En el caso de querer usar la cuña infalible que es una herramienta que, en el proceso, no implicará ningún daño a la cerradura o al mismo auto, se deberá usar junto a otra herramienta que garantice una total apertura.

La cuña se introducirá en la esquina de la puerta y se inflará lo suficiente hasta crear un espacio donde se pueda introducir, por ejemplo, una espátula de apertura. Con ella se buscará retraer el mecanismo de la cerradura del auto para lograr entrar; una alternativa a la espátula es usar un destornillador.

Como segunda opción a aplicar está el uso de una ventosa; ¿cómo se utilizará? La ventosa es característica por poseer dos asas que la aseguran a cualquier superficie, quienes han usado este método aseguran su éxito. Sólo deberá colocarse sobre la cerradura y se procederá a realizar un método de succión a través de las asas para desbloquearla.

Una tercera opción que se puede usar sin necesidad de una cuña inflable es una tarjeta de apertura, esta debe ser lo suficientemente resistente y flexible, además de larga, para no romperse en el intento. Y es que deberá ser forzada a introducirse entre el resbalón de la cerradura del auto para conseguir retraerlo y que la cerradura ceda y se abra.

No suele ser un método fácil de lograr al primer intento pero es efectivo si sólo se tiene como opción. Sin embargo, de no convencerte esta opción, puedes terminar decantándote por usar una horquilla para el cabello. Esta deberá introducirse en la cerradura y se ejercerá presión hasta lograr el típico sonido de la cerradura abriéndose.

¿Qué se necesita para estos procesos?

Con esto queremos dar algunos consejos que se necesitarán al emplearse las herramientas anteriormente mencionadas debido a que el proceso suele durar unos cuantos minutos depende del conocimiento y las habilidades que se posean.

Por ejemplo, en el caso de la horquilla para el cabello, este método precisa del arte del lockpicking para dar resultado. Es decir, deberás saber escuchar cómo la horquilla juega con el mecanismo de la cerradura para saber si la técnica que se está realizando está dando los resultados esperados.

En el caso de la ventosa no es fácil crear esa técnica de succión debido a la estructura que posee esta herramienta, por lo que, de no saber cómo realizar el método, te tomará más tiempo del esperado. Posicionar la herramienta y aprender a usar sus asas para esta técnica es un arte que muy pocos conocen.

La paciencia es de vital relevancia para lograr cada procedimiento que se ha mencionado y es que no siempre llega a ser fácil abrir la cerradura del auto puesto que su mecanismo suele ser muy diferente a las cerraduras convencionales; existen aún más métodos que se pueden aplicar para conseguir abrir dicha cerradura.

¿Existen otros métodos a aplicar?

Como se mencionó anteriormente, un destornillador puede ser una alternativa para conseguir abrir la puerta del auto pero, ¿cómo lo podemos utilizar? Si es un destornillador pequeño, este puede introducirse en la cerradura del auto para conseguir accionar su mecanismo y desbloquearlo.

En cambio, si el destornillador es más grande se puede usar como una palanca para abrir un espacio entre la puerta y el marco e introducir otra herramienta que retraiga el seguro de la puerta. No obstante, con este método se corre el riesgo de dañar el auto con el filo del destornillador.

Una opción más cómoda es el uso de ganzúas en vez la horquilla para el cabello, no obstante, por su complejidad muchos terminan descartando esta opción. Solo aquellos que conocen la técnica se sienten totalmente seguros de usarla y saber que en el intento no fallarán.

La tercera opción, aunque no se caracterice como un método es una alternativa a todos estos problemas que se presentan cuando no poseemos la llave para abrir nuestro auto; ¿de qué alternativa se está hablando? El llamar a un profesional cerrajero que pueda actuar con total seguridad, habilidad y conocimiento en esta situación.

De esta forma evitamos elegir las peores opciones que puedan terminan dañando la cerradura del auto o perjudicándonos a nosotros mismos; el cerrajero está totalmente capacitado para actuar en situaciones como esta y sabrá cuál es el mejor método a aplicar, además de que posee las herramientas más adecuadas y especializadas para estos casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: