Por norma general, el abrir una cerradura con una llave puesta es muy complicado, ya que pocas personas suelen dejar la llave puesta en la puerta y que la misma se pueda cerrar, sin embargo hay maneras de poder abrir las puertas en estas condiciones, pero todo depende del tipo de cerraduras que tengan.

Aunque es normal olvidar las llaves y que las cerraduras se cierren, pero hay que tomar siempre en cuenta las opciones de entrada al sitio además de si se cuenta o no con herramientas para poder forzar la puerta.

Pasos para abrir una cerradura

La opción más sensata para abrir una cerradura con llave puesta es sin duda hablar con un cerrajero, ya que es la persona con más opciones y herramientas para poder realizar esta labor sin tanto daño a la puerta o cerrojo.

Una de las maneras que vamos a indicar para abrir una cerradura con esta condición es que la misma no tenga echada una vuelta de la llave, sino que simplemente este cerrada y no se puede abrir, ya que debido al siguiente truco es la única forma que pueda funcionar sin problema. Los pasos son:

  • Lo principal es conseguir una botella de plástico de aproximadamente un litro y medio.
  • Una vez se obtenga la botella se debe cortar hasta obtener una hoja para poder abrir la puerta.

El usar guantes puede ayudar para evitar cortes con la hoja y tener en cuenta que el marco de puerta puede quedar dañado.

  • Cuando se obtiene la hoja se debe introducir en el espacio que hay entre la puerta y el marco.
  • Esta hoja al pasar al otro lado se debe ir bajando poco a poco hasta encima del resbalón.
  • Cuando se logra llegar a ese punto, se debe tratar de bajar un poco más para que el cerrojo ceda, en caso contrario se debe seguir insistiendo hasta que la puerta abra por completo.

Cuando al pasar un rato y la puerta no abre se le puede adicionar un poco de jabón al plástico para que pueda resbalar mejor y así conseguir que abra un poco más rápido. Este método podría ayudar de gran manera siempre que la cerradura no tenga la vuelta de la llave.

Este método aun no es el usual para hacer, se necesita de paciencia para poder lograr el resultado que se desea, es por ello que no es el método más fácil, pero si uno de los más efectivos.

Tratar de sacar la llave.

Otra de las maneras para poder abrir la puerta con la llave dentro es tratar de sacar la llave que esta puesta, una de las formas más usuales es darle un golpe contundente a la cerradura para que esta llave caiga y de esta forma se pueda abrir más fácil la puerta.

La primera forma o método es tratar de meter otra llave si se tiene, a través de la cerradura para poder empujar la otra, y con la ayuda de un martillo o un objeto  pequeño dar un golpe seco y fuerte para poder lograr el objetivo. De esta forma con el repuesto de la llave poder abrir sin problema la cerradura.

Alambre resistente.

Este método o forma se puede realizar con un alambre fuerte, un pasador de cabello que usan las mujeres o incluso es un clips. Estos alambres siempre deben ser los más alargados posibles para poder pasar a través de la cerradura y sacar la llave del otro lado.

Lo ideal para que este método funcione es que el alambre a usar este completamente liso y recto, al tenerlo simplemente se introduce por el ojo de la cerradura hasta sacarla al otro lado, aunque en diversas ocasiones hay que darle un poco de presión o golpes para que termine de salir.

Tarjeta o carnet plástico

El tener una tarjeta o carnet plástico puede ayudar a poder abrir una puerta con llave sin que tenga la llave pasada, es decir con la tarjeta puedes llegar abrir una puerta pero es necesario entender que la misma puede quedar dañada, así que al usarla hay que estar muy seguro para hacerlo.

Con este método, debes introducir dicho plástico en la ranura que separa la puerta con el marco para poder ir bajando poco a poco hasta la cerradura, así poco a poco puede ir moviendo el cerrojo y con un empuje o poco de presión en la puerta la misma termina cediendo hasta abrirse por completo.

 Algunos de los materiales más usados en este método suelen ser discos de acetatos, radiografías, carnet o pedazo de plástico cualquiera que pueda entrar por la ranura, además es ideal que este plástico sea un poco fuerte para poder lograr el cometido de otra forma no se podrá abrir dicha cerradura.

Navaja suiza

Si algunos de los métodos anteriores no ha funcionado, puede ayudar el tener la navaja suiza o la llamada  estas son un tipo de llaves maestras que pueden abrir cualquier cerradura independientemente de cual sea, además que podría ayudar a sacar la llave al otro lado y adicional abrir la misma.

Esta llave se debe introducir en el ojo de la cerradura tratando de empujar los pistones dentro de la misma y con un golpe seco puede empujar el último pistón al mismo tiempo que se le da la vuelta a la llave para que abra por completo. Este método quizás necesite varios intentos hasta lograrlo pero es uno de los más eficaz.

Este método es uno de los más usados por los cerrajeros ya que la mayoría de ellos tienen este tipo de llave para poder solventar los inconvenientes pocos usuales como una cerradura con llave dentro, sin embargo los bomberos también pueden abrir las puertas sin problemas ya que fueron entrenados para esto.

Lo ideal cuando hay una cerradura atascada o con llave dentro es que se pueda contactar con un especialista que ayude a la apertura de la misma, para así minimizar daños a la puerta y marcos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: