Las cerraduras son mecanismos de seguridad altamente necesarios capaces generarnos la paz y tranquilidad tanto física como mentalmente en cualquier ámbito que se requiera, pero también puede ser un dolor de cabeza cuando ocurre algún accidente, ya sea por algún descuido propio o por fallas provenientes de la cerradura.

Cuando la angustia se apodera de nosotros, es normal querer ejercer fuerzas mayores sin pensar que pueden generar un problema más grande, siendo la idea principal la apertura de la cerradura, terminaríamos reemplazándola por el desespero. Lo primordial es la calma, ya que hay métodos que podemos emplear nosotros mismos.

Métodos recomendados para abrir una cerradura cerrada con llave

Del mismo modo que contamos con distintas herramientas y métodos para una abrir una cerradura cerrada con llave, también existen infinidades motivos por los cuales necesitaríamos la ayuda de un cerrajero, pero no siempre correremos con la suerte de tener uno cerca. No te preocupes, serás capaz de realizarlos por tu propia cuenta.

Lo primero es identificar el tipo de cerradura que tengamos que manipular. Una técnica universal es el de la ganzúa, el favorito de muchos. Puedes hacer uso de un Kit de ganzúas, es un juego de “llaves” fáciles de adquirir y prácticos de llevar, los cuales son importantes mantenerlos cerca así no lo necesitemos, solo por precaución. 

Hay una variedad de tamaños y diseños, pudiendo usar el más apropiado para tu cerradura. Quizás tengas que ayudarte de algún objeto como un martillo o una lima para lograr ajustar las formas de las ganzúas. Su mecanismo es simple, consiste en insertar el extremo más corto de la llave y ejercer una presión constante.

El objetivo es empujar los pistones de la cerradura para que pueda rotar libremente, para ello debes presionar contra la parte inferior de la cerradura hasta lograr abrirlos uno por uno, lo siguiente es girarla hacia el lado correcto y así debería abrirse. De hecho, puedes ayudarte con otras llaves del kit, está técnica se basa en la práctica.

Otro mecanismo muy conocido por ser similar al de las llaves de ganzúa es el de las llaves hexagonales o llaves Allen. Esta herramienta es diseñada para que poder encajar en la mayoría de las cerraduras. Son resistentes y duraderos, fabricados con materiales de alta calidad, novedosos y capaces de soportar la presión.

Sabrás identificarlos por su forma característica de la letra “L”. La manera de usarla no se aleja mucho de la anterior, solo que en este caso introducirás el extremo más largo en el “ojo” de la cerradura y ejercer presión para lograrlo. Puedes ayudarte golpearlo con otro objeto, preferiblemente de plástico para no dañar la cerradura.

Recuerda que los golpes no deben dañar el mecanismo de la cerradura, por eso trata de golpear sutilmente, pero al mismo tiempo ejerciendo la fuerza necesaria para lograr que se enganche y desbloquear los pistones para girar nuevamente hacia la dirección correcta de apertura y listo, debería abrir. Este método se basa en la exactitud.

Otra poco usada pero igual de efectiva es el pica-peines. Fabricado con materiales resistentes, su trabajo es desbloquear los pasadores por medio de un empuje que van dirigidos hacia la cámara de cilindros, con esta acción es posible liberar los pasadores y lograr la apertura. Su mecanismo es pensado para dañar la cerradura.

Otros mecanismos capaces de abrir cerraduras cerradas con llave

Cada acción que empleas es crucial, por ello lo mejor es pensar cuidadosamente y no excederte cuando sea necesario ejercer fuerza.  Algunas veces con los métodos más “pacíficos” no objetemos los resultados que queremos, dejándonos la opción de manipular la cerradura de una manera más avanzada.

En el caso de tener que desinstalar la cerradura por razones más grandes, el Conector Spinner o Girador de rotores te será de mucha ayuda. Esta herramienta es un girador conocido por su fuerza. La tensión que es capaz de ejercer permite alinear el giro del bombín sin aplicar fuerza y sin romper la cerradura.

Su uso es fácil y controlado, ya que está diseñado con una manilla y gatillo lo suficientemente grande para poder trabajar de manera cómoda. Cumple con la tarea de girar el rotor y mover los mecanismos de la cerradura, logrando una apertura rápida. Otra ventaja es que la punta integrada es cambiable.

Siguiendo con los métodos de desinstalación, una herramienta básica son los destornilladores o similares. Un objeto encontrado en la mayoría de los ambientes. Su uso permite tanto la instalación y desinstalación de las cerraduras y cerrojos sin tener que cambiar o dañarlos.

Sin embargo, puede que aplicar este método debas tener un poco más de conocimientos en el tema de la cerrajería, todo dependerá de las habilidades y el tipo de cerradura que tengas a tu cargo, ya que no todos los mecanismos son iguales y sabrás que mientras más avanzado sea, pueda que más complicado se vuelva.

Al igual que los destornilladores, y teniendo un poco más de práctica en el tema, puedes abrirte paso con la ayuda de otras herramientas básicas para lograr la apertura de una cerradura cerrada con llave, como alicates, alambres, metales, taladro, hasta utensilios de cocina como tenedor o cuchillo, todo dependerá de la escena.

Detalles importantes antes de abrir una cerradura cerrada con llave

Conociendo entonces algunos métodos eficaces para abrir cerraduras, algo primordial antes de emplear cualquiera de ellas es analizar la situación en la que te encuentras. Puede que veas el problema como algo grande y casi imposible de solucionar cuando en realidad estás frente un mínimo inconveniente.

Tanto las cerraduras como las llaves se desgastan con el tiempo, ya sea por el uso o el óxido, por ello debes descartar si el inconveniente presentado sea por culpa de estos factores antes de involucrar otra herramienta. Es recomendable no descuidarlos y darles el cuidado necesario.

Además de mantener contacto con el cerrajero de más confianza, cada cierto tiempo es necesario la lubricación de las cerraduras para que las llaves no se traben, aunado a ello, puede suceder que las llaves encajen, pero no abran la cerradura, gracias a herramientas manuales como la lima, lograrás darles forma y alisarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: